Lo barato sale caro. Dicho de otro modo: Por qué merece la pena usar piezas originales

¿Cómo se puede ahorrar en los costes del sistema de aire comprimido? Desde luego, no con piezas genéricas de repuesto y mantenimiento. Más bien al contrario, pues estas pueden provocar daños y dar lugar a un alto consumo de energía y una reducción del caudal. En su lugar, merece la pena apostar por un funcionamiento óptimo del sistema de aire comprimido. Y, para ello, es imprescindible utilizar piezas de repuesto y desgaste homologadas por el fabricante. En nuestro informe técnico explicamos por qué esto es así.

 

En pocas palabras: Al apostar por piezas originales, el consumo de energía del sistema de aire comprimido se mantiene en un nivel bajo y constante. Al fin y al cabo, los costes energéticos representan aproximadamente una cuarta parte de los costes totales de todo el ciclo de vida de un compresor. Otras ventajas de las piezas y los aceites originales son la posibilidad de no superar los intervalos de mantenimiento predeterminados y el aumento de la vida útil y la fiabilidad.

 

 

Comunicados de prensa